Te hago la paja..?

Written by admin

Es inútil… lo que más me gusta es dominar a los hombres.
Verlos desestabilizarse bajo el trabajo ineluctable de mis manos, me enloquece.

Lo hago de puro gusto, ordeñando a todos mis galanes tantas veces que al final ni sabían donde estaban parados. Si es que todavía estaban parados… Porque con tanta paja terminaban derrumbados a mis pies. Y los que más me aguantaban se iban poniendo flaquitos, flaquitos…

suerte tengo a mi novio para desquitarme. No le conté nada de todo esto, claro, y a él también lo domino.

Bueno si te interesa, avísame, y te contaré las cosas que le hago.

Hasta la próxima, nene.

1

En El Baño De La Facultad

Written by admin

1524709_563414217083048_2001714232_nHace algunos ayeres estaba con mi novio en un jardín, platicando y besándonos como siempre, estábamos en la facultad, ya habíamos salido de las clases y sólo nos faltaba ir a un curso más para ya irnos a nuestras respectivas casas. Hacíamos tiempo, teníamos más de 1 hora y media libre, como siempre, sólo nos la pasabamos en el jardín, como ya dije, besándonos y una que otra vez nos tocábamos, pero no mucho ya que pasaba gente y nos podían ver. Mi novio me dijo:

-Tengo ganas de ir al baño, ¿me esperas?

+Si, no te preocupes.

-Pero al menos acompáñame y estate afuera.

Nos levantamos del jardín y fuimos a los baños de los profesores porque no había nadie vigilando la puerta. Antes de entrar a los baños hay una pequeña sala de estar, me senté en los sillones mientras salía mi novio del baño. No tardó ni medio minuto de salir del baño y me dijo:

-No hay nadie, ven.

¡Claro! No tenía ganas de ir al baño, sólo fue una excusa para irnos ahí y tener un pequeño encuentro. Yo me asomé a la entrada de la sala a que no hubiera nadie que nos pudiera ver y no, todo estaba vacío así que no había problema y me metí con el a un baño. Él cerro la puerta y al tenerme muy cerca de él comenzó a besarme.

Sus besos fueron muy apasionados. Mientras lo hacía, yo sentía como su mano se metía lentamente debajo de mi blusa y subía hacia mi pecho, ya estando ahí comenzó a apretarlo muy despacio mientras su otra mano sólo estaba en mi cintura. Yo no me quedé atrás, en el instante en que el llegó a mi pecho yo bajé mi mano hacia su miembro e igual que él comencé a apretarlo, podía sentir lo duro que estaba, me excitaba mucho sentirlo así. Comenzó a desabrocharme el pantalón para facilitar su entrada a mi vagina, siguió besándome y yo sólo sentía como sus dedos me acariciaban mi parte, él me mordía los labios y mi respiración aumento al sentir que sus dos dedos entraron a mi hoyito una y otra vez. Fue tan exitante eso. Duró un rato así hasta que empecé a desabrocharle a él su pantalón, se lo bajé y sólo notaba su duro miembrom se le marcaba en el bóxer muy rico, lo saqué y empecé a jalarsela muy rápido, su respiración empezó a hacerce un poco más rápida. Me agache para probar ese suculento miembro, primero comencé con mi lengua a darle unas pequeñas lamidas que lo provocaron mucho, después, sin pensarlo más, me metí todo el miembro a la boca. Lo lamí con una velocidad media, podía sentir como sus piernas temblaban de lo bien que lo hacia, pasaba mi lengua por su cabeza y por todo el cuerpo de su duro miembro, rosaba mis dientes en su cabeza y yo sólo escuchaba su excesiva respiración. Después de un rato de estar así me levanto y me dijo “Volteate.” Yo lo hice, alcé mis nalgas y me metió su duro miembro al culo. Es tan grueso que no pude evitar echar un pequeño y no tan ruidoso grito. “No, no.” yo le decía ya que me dolía como no tenía idea pero al mismo tiempo no quería que me lo sacara. Comenzó a darme despacio para que mi hoyito se acostumbrara a su grueso miembro. Se sentía como entraba y salía lentamente. Empezó a darme cada vez mas rápido, una y otra vez, sólo escuchaba en mi oreja su respiración sumamente rápida. Yo estaba recargada contra la pared, él tenía una mano en la misma y la otra tocándome un pecho. Mientras más duro y rápido le daba comenzó a bajar su mano de mi pecho a mi vagina y me empezó a dedear de nuevo. Estuvimos un largo rato así. Ya después nos recogimos y salimos rápido de los baños para que nadie nos viera. Así es, esta fue mi experiencia en un baño de la facultad.

RESPUESTAS A PREGUNTAS SEXUALES

Written by admin

RESPUESTAS A PREGUNTAS SEXUALES

¿cual es la diferencia entre deseo y libido?

El deseo es específicamente sexual, es el impulso sexual que hace que tengamos ganas de hacer el amor. La libido representa algo mucho amplio.

La libido correspondería más bien al impulso de la vida, la fuente de todos nuestros deseos… y por tanto también engloba el deseo sexual. Pero el concepto libido ha pasado al lenguaje común como un sinónimo de deseo sexual, mientras que para los psiquiatras tiene una significación más amplia.

¿Cuál es la diferencia entre la excitación sexual y el deseo sexual?

El deseo sexual es un sentimiento, una emoción. Se desarrolla en el cerebro. La excitación, por su parte, es el efecto físico que produce el deseo sexual en el cuerpo. Es la concretización práctica del deseo. La erección masculina y la lubricación femenina también son signos de excitación sexual. Por supuesto el deseo precede la excitación, es el que conlleva la excitación. Cuando la conexión no se hace bien, se puede sentir un deseo que no se transforma en excitación.

¿Es posible desear a alguien a quien no se quiere?

Por supuesto. Podemos sentir un impulso sexual, una atracción física muy fuerte por alguien a quien no queremos, y con quien nunca se nos ocurriría tener una relación estable. El deseo sexual no es algo lógico, se trata de una química difícil de explicar.

No pasa nada si te sientes atraída de esa forma por alguien a quien casi no conoces, no somos responsables de ese tipo de impulsos. Lo importante es saber como vivir con ellos. Porque una fuerte atracción física aunque sea sin amor puede dar origen a bonitas aventuras pero también puede conllevar situaciones dramáticas…

¿Cómo es posible que sienta deseo pero no placer?

El deseo y el placer son dos emociones liadas entre ellas, pero también muy diferentes. Aunque no sintamos deseo, el placer sexual puede ser muy intenso. Puede que confundas placer y orgasmo. En efecto, la mayoría de las mujeres que sienten deseo, también consiguen placer, pero a veces no llegan al orgasmo. Porque el orgasmo es la manifestación física de que el placer ha llegado a su máxima intensidad. El reflejo de ello es descargar esta tensión a través del orgasmo.
Si no consigues alcanzar ese nivel puede significar que todavía puedes llegar más lejos en la intensidad del placer, que tus reflejos orgásmicos no están muy entrenados, que no te dejar llevar para alcanzar el máximo placer, que tu pareja todavía no ha encontrado tu modo de empleo…

¿Las mujeres sienten menos deseo que los hombres?

Por supuesto que no. Algunos hombres sienten muy poco deseo y se interesan poco por el sexo. Y algunas mujeres, por el contrario, están muy motivadas por la sexualidad y ¡les apasiona ese tema!

Lo que da una impresión de diferencia, es que el deseo masculino es más fácil de enseñar: parece muy viril mostrarse interesado por el sexo cuando se es un hombre.
Al contrario, el deseo femenino se suele ocultar porque mientras un hombre motivado por el sexo será calificado de Don Juan, una mujer en la misma situación puede sentirse a menudo mal juzgada.

¿Es normal que necesite un ambiente romántico para despertar mi libido?

Sí, el deseo sexual femenino no suele ser tan impulsivo como el deseo masculino. Es decir, por lo general una mujer siente con menos frecuencia ganas de hacer el amor por impulso. En general hacen falta varios elementos que provoquen su deseo. Se puede tratar por ejemplo de un ambiente romántico, de un lugar apropiado, de los cuidados por parte de su amante…
Si algunas mujeres se sienten incómodas con ello, quiere decir que lo sienten como un límite. En efecto, si su pareja masculina no funciona de la misma manera, pueden acabar pensando que deberían funcionar como él. Pero es él quien debe comprender lo que ella necesita para provocar ese deseo femenino.

 

UN VIDEITO PARA QUE CALIENTES …..despues de leer

Cibersexo

Written by admin

198869_654731331220486_983809264_n

En terrenos de la Internet, tan común ahora para medio mundo, se desdoblan diariamente los pensamientos más ocultos de millones de navegantes que creen haber encontrado la libertad para vivir su sexualidad, escapando de restricciones morales o de salud, gracias a una pantalla, un teclado, una conexión de teléfono y al cibersexo.

“El cibersexo es una fantasía sexual a través de realidades virtuales que la tecnología nos permite, de la que se deriva la socialización de la diversidad sexual “, afirma Juan Carlos Hernández, sexólogo y psicólogo por la Universidad Autónoma Metropolitana.
Historia continua abajo

¿Demasiado bueno para ser cierto?, podría ser, pero antes que el encanto se termine, la alta participación en las salas de charla sobre sexo y grupos de discusión parece indicar lo contrario, y tal es la magnitud del fenómeno, que Gubern dedica a él un análisis en más de 200 páginas.

Ciberligue
El cibersexo o sexo virtual es una actividad que no sólo se reduce a imaginar una “relación sexual “, sino que también involucra en su engranaje a todo tipo de pornografía, información y orientación sexual.

“Tenemos una sexualidad ‘bonsái’, muy recortada a punta de regaños y miedos que proviene de una cultura mortificante “, asegura Hernández respecto a la asociación de la palabra sólo con el acto sexual a distancia.

Su gran atractivo radica en que, a diferencia de otras formas de aproximarse al sexo y al placer, como las películas, revistas o la simple soledad, la Red permite la interacción con otros navegantes.

Si bien el sexo virtual jamás podrá reproducir las sensaciones de una verdadera experiencia sexual, provee algo que quizá sea difícil alcanzar en una relación de carne y hueso: desinhibirse completamente.

“En un contacto humano hay represión por el respeto que se da entre dos personas; en la Internet no existe ese contacto “, señala Oscar Mascareñas, psiquiatra y psicoanalista, “la mente se siente más libre, no reprime tanto, se expresa más”.

La isla de la fantasía
El simple acto de encender la computadora y conectarse a la Red puede cambiar todo para quien se sienta tras la pantalla, sin importar su sexo, edad, condición social, aspecto físico e incluso personalidad.

Los límites cotidianos se dejan afuera al entrar a la arena virtual. Por ejemplo, Mario, de 34 años, con profesión y esposa, se olvida de ambos al navegar por la red en busca de “una (o varias)aventura(s)sin compromisos”.

“Pareciera un poco enfermizo el querer tener sexo en línea, pero te diviertes “, se justifica, “a veces al hombre le gusta experimentar otras cosas”.

Y a las mujeres también. Sonia, estudiante de una universidad local, suele practicar el sexo virtual de vez en cuando como diversión.

“No ha tenido ningún impacto sobre mi vida, es algo intrascendente, te atreves a decir lo que sientes en el momento y lo disfrutas, eso es todo”, comenta.

Para Filiberto, el sexo virtual es sólo una forma de recibir placer sin exponerse a enfermedades contagiosas, ni a heridas emocionales, por lo que no considera que sus “destrampes “en línea sean una infidelidad hacia su novia. Ella tiene otra opinión.

“No es infidelidad, pues no hay contacto carnal; sólo es un pasatiempo, jamás será un sustituto “, asevera el topógrafo de 28 años.

Y en esto último tiene razón, porque lo que se vive en línea no es una verdadera experiencia sexual en todo el sentido de la palabra, sino impulsos parciales. “Cuando son adecuados, se puede llegar a tener placer a través de estos impulsos parciales “, señala Mascareñas.

Pero una ciberrelación quizá no acabe en el deleite parcial. Lo que comienza como algo intrascendente puede desplazar al resto de las actividades diarias, ésas sí trascendentes.

Armas de dos filos
Como cualquier sustancia que causa adicción, las relaciones sexuales a través de la Internet deben ser manejadas con cuidado.

“Si tiene una personalidad más o menos madura, la va a enriquecer porque a través de la Internet podemos expresarnos más, y si somos retroalimentados por otras personas nos hace crecer emocionalmente “, asevera Mascareñas.

También ofrece una alternativa para aquellos que están condenados a la abstinencia.

“Para quien no tenga la posibilidad de tener una relación erótica personal puede ser una opción, como los discapacitados o enfermos”, dice Josefina Leroux, psicóloga y sexóloga.

No obstante, en manos de navegantes inmaduros psicológicamente, con dificultades para comunicarse o entablar relaciones interpersonales, la Internet puede volverse peligrosa.

“Se podría convertir en la salida fácil a problemas sexuales de la pareja”, advierte Leroux.

Los padres de los adolescentes tempranos también tienen motivos para preocuparse, ya que el uso sin supervisión de la Internet puede exponer a sus hijos a situaciones poco aptas para su edad, indica Mascareñas.

En ambos casos, la costumbre del cibersexo podría transformarse en una enfermedad.

“Del jueguito puede pasar a ser una patología obsesiva, una compulsión de tener que estar haciéndolo para sentirme bien …y es una adicción “, explica la psicóloga. El resultadofinal sería la pérdida del contacto social necesario para la vida.

Con una gran diferencia en costo, durante la década pasada, y actualmente en menor grado, las llamadas “hot lines “, o líneas calientes, crearon también su adicción aun cuando no aseguraban el total anonimato como la Red.

Aunque las altas tarifas que se cobraban por minuto en el que una telefonista satisfacía las fantasías eróticas de su telecliente, no impedían a las personas marcar esos números 01-900; las conversaciones, por medio de la voz, implicaban cierto grado de capacidad de reacción, que en línea ni siquiera es necesaria.

Cibersexo ¿Infidilidad? ¿Pecado?
Aunque el sexo virtual no se lleve a cabo en la realidad, no es visto con buenos ojos por la Iglesia católica.

“Es una falta moral porque el sexo fue creado para otra cosa “, asevera el Padre Luis Eduardo Villarreal, “el sexo debe ser expresión de amor “. Aquellos que tienen relaciones sexuales vía Internet y están comprometidos emocionalmente con otra persona incurren en otro pecado: la infidelidad.

“No es la misma gravedad que una persona chatee a escondidas de su pareja, a que busque a alguien físicamente, pero ambas son faltas a la fidelidad y a la verdad “, añade.

Para salir de una adicción al “cibersexo “, primero se debe detectar el problema; luego, sostener reuniones con otras personas con el mismo problema bajo la coordinación de un especialista es una buena medida para acabar con él. Incluso puede ser a través de la Internet.

Y para evitar recaídas, lo ideal sería contar con una persona para compartir todo lo que se trae adentro, subraya Mascareñas, psicólogo y analista de grupos.

Adicción a la vista
¿Cómo reconocer el abuso del cibersexo? Muchas veces, el adicto: Cambia su patrón de sueño: La actividad en los sites para encuentros en línea típicamente aumenta en la madrugada, y los compulsivos del cibersexo a menudo se mantienen despiertos cada vez más tarde para poder participar.

Exige privacidad: Un adicto al sexo en línea podrá llevar la computadora a un área o cuarto aislado donde se pueda cerrar la puerta con llave, y tal vez reaccione molesto o a la defensiva si se le interrumpe mientras está en línea.

Ignora otras responsabilidades: El adicto podrá pasar cada vez más horas “en la oficina “a costa de tiempo con la familia u obsesionarse tanto con el sexo en línea, que ignora las tareas ordinarias.

Miente: Un adicto podrá ocultar recibos de tarjetas de crédito por servicios en línea y mentir acerca de la razón por su uso extensivo de Internet.

Muestra cambios de personalidad: “A menudo, una persona se siente sorprendida y confusa acerca de cuánto han cambiado el humor y la conducta de su pareja desde que la Internet la absorbió “, escribió la Dra. Kimberly S. Young, autora del libro “Caught in the net “(Atrapado en la Red), publicado en 1998. “Una esposa otrora cálida y sensible se vuelve fría e introvertida. Un marido anteriormente jovial se vuelve reservado y preocupado “.

Pierde interés en las relaciones sexuales con su pareja: A muchas adictos al cibersexo les queda poco o nulo interés en o energía para las actividades sexuales más normales. La pareja muchas veces se siente desconcertada por el cese de su vida sexual y, si está enterada de la actividad en línea, podrá abandonar la esperanza de competir con imágenes computarizadas idealizadas.

Muestra menos interés en la familia: La gente posee una cantidad limitada de tiempo y energía; si gran parte es dedicada al sexo en línea, queda poca para los rituales y las excursiones familiares o para forjar la intimidad. Los expertos aseguran que la mayoría de los adictos al cibersexo necesita ayuda profesional; igualmente, consideran que sus parejas también la requieren. Y el tratamiento es mucho más lento que para otras adicciones.

Definición
CIBERSEXO: Autosatisfacción sexual a través del intercambio electrónico de mensajes eróticos y/o pornográficos.

“Creencias acerca del Orgasmo Femenino”

Written by admin

198869_654731331220486_983809264_n

 

Muchas creencias se tejen en torno al orgasmo femenino confundiéndonos

y malogrando frecuentemente nuestras relaciones sexuales.

Para comenzar con el tema veamos primero que se entiende por creencias:

Son ideas, interpretaciones y/o relatos que parecen
ciertos pero no lo son.
La gente interpreta las creencias como una verdad absoluta pero no hay testimonio ni fundamento científico para considerarlas como tal. Lo grave es que estas creencias
son de predicación popular y afectan la salud sexual.

Es necesario desintoxicarnos de un conjunto de creencias
que nos dañan y paralizan.

Las más difundidas son:

1 : Los orgasmos simultáneos son necesarios para la compatibilidad sexual de la pareja.

Esto no es así, pues un encuentro sexual puede ser satisfactorio aunque ambos integrantes alcancen el orgasmo en distintos momentos. Esto trae aparejado que muchas parejas entren en dificultades para abandonarse al placer, se obsesionen y estén todo
el tiempo controlando y muy pendientes de orgasmar juntos. Cuanto más insisten en ello, más persisten.

2 : El doble orgasmo femenino.

Persiste aún la creencia de que en la mujer se dan 2 tipos de orgasmos: el vaginal considerado el maduro y el clítoreo considerado el inmaduro o infantil y esto no es así, existe un único orgasmo, lo que varía es la estimulación. Cada mujer puede vivenciar
sus orgasmos a partir de diferentes estímulos.

3 : El hombre es el responsable de proporcionar el orgasmo
a la mujer.

Esto es erróneo: la mujer es responsable de su propio placer. El orgasmo es una habilidad que se aprende, no es algo que el hombre le va a dar a la mujer, ella tiene que procurarlo aprendiendo a través de técnicas y autoconocimiento.

4 : Una buena relación sexual requiere siempre un orgasmo.

No siempre sucede. A veces la mujer puede no alcanzarlo y no por eso deja de ser buena la relación sexual. Esta creencia patologiza el orgasmo; condiciona a la mujer al control
y esto la dificulta para que se pueda relajar y soltar.

5 : La finalidad de las relaciones sexuales es el orgasmo.

No!! pues coloca a la mujer en una carrera hacia el orgasmo dejando de lado todo
lo placentero que gira en torno a la relación sexual, obsesionándose por conseguirlo.

6 : A mayor cantidad de orgasmos, mayor placer.

Sin embargo, una mujer puede sentir mucho placer con un solo orgasmo y estar satisfecha por ello. Lo importante es la calidad y no la cantidad.

7 : A mayor longitud del órgano genital masculino, mayor facilidad y placer para que la mujer alcance su orgasmo.

Esto es erróneo: el orgasmo no depende del tamaño de la genitalia masculina, sino
de otros recursos -por ejemplo una adecuada estimulación- Esto nos informa de lo poco que saben las mujeres acerca de su orgasmo. Esta creencia deriva de la mala
enseñanza que trae la pornografía.

Hasta aquí algunas creencias. Hay muchas más. Es importante reflexionar acerca
de ellas como prevención de consecuencias dañinas y, muchas veces como producto
de de sufrimiento humano.

 

Sexo sucio o dulce, ¿cómo te gusta más?

Written by admin

189456_155373004587072_713770194_n

El sexo es muy amplio y hay muchas formas de disfrutar de el. Diferentes prácticas sexuales, posturas, complementos, fetichismos, etc, pero dentro de las diferentes prácticas sexuales cada uno tiene su estílo própio.

Creo que podríamos diferenciar dos grandes maneras de practicar sexo:

- Sexo sucio: el que podríamos entender como sexo salvaje, sin complejos, vergüenzas disfrutando al máximo de todas las prácticas que nos gustan y en definitiva el sexo puro y duro como el que vemos en el cine porno.

- Sexo dulce: aquel que también se disfruta al máximo pero de un modo más suave, cariñoso, pausado…También se puede disfrutar de cualquier práctica pero es todo más “romántico”. No es necesario que haya amor por el medio pero si es sexo mezclado con sentimientos, pasión, sensibilidad…como lo quieras llamar.

Es dificil definir ambas posturas pero creo que os podéis hacer una idea de a que me refiero. Está claro que a todo el mundo le puede gustar disfrutar de ambos tipos de sexo y depende mucho del momento, la persona, el lugar, ambiente, etc. , peró son formas totalmente diferentes de vivir nuestra sexualidad. TAGS:

El sexo sucio es tal cual lo vemos en el porno, practicarlo para disfrutar de lo que nos ofrece a un nivel físico, disfrutar de la sensación cuando te penetran o penetras, probar diferentes posturas sin complejos, prácticar sexo oral sin miedo a babear o a pegar un tirón de pelo, recibir en la cara o la boca una corrida, practicar sexo anal, etc…

Se trata de llevar a cabo todas aquellas prácticas que te gustan y disfrutarlo al máximo. Puede haber sentimientos, claro que si, ya que puedes practicarlo con alguien a quien quieres, pero en ese momento, en el momento de disfrutar del sexo, es como que los sentimientos quedan a parte, no hay mimos y cariñitos, se trata de un disfrute físico, carnal, de sentir como la excitación invade tu cuerpo y te dejas llevar.

En cambio el sexo dulce es más para disfrutar de todas las sensaciones que te da el sexo fisícamente pero enlazado a los sentimientos. Como decía, no tiene porque haber amor, aunque es mucho más fácil que se de con el, pero es disfrutar de un modo más sentimental y no carnal.

No se estila tanto ese sexo sucio de tirones de pelo, movimientos bruscos, jugar con los fluidos… es más “limpio” más estílo película romántica.

Son diferentes maneras de verlo y de disfrutarlo. Como decía antes todo dependerá del momento, a una persona que le gusta practicar sexo salvaje no quiere decir que un día no le apetezca algo más dulce y cariñoso y al revés.

Como siempre el sexo es muy amplio y hay que aprender a disfrutar de el en toda sus vertientes.

¿Que opinas? crees que existe esta diferencia entre un tipo de sexo y otro o crees que el sexo es igual siempre?

¿Que te gusta más?

 

CONSEJOS MASCULINOS:como hacer que las mujeres se sientan mas confiadas en la cama

Written by admin

Ayúdala a acabar con sus inseguridades y disfruta al máximo del sexo con tu pareja…

 

486270_374748589275686_1447902448_n

Si hay un rasgo que muchas mujeres tienen en común es el hecho de que son inseguras de sus cuerpos, especialmente a la hora de tener sexo. No es difícil darse cuenta qué mujer cae dentro de esta categoría, ya que posiblemente todos hayamos conocido al menos una que haya pedido que apagues las luces antes de echar manos al asunto.

También están escondiendo algo aquellas mujeres que se van del dormitorio caminando hacia atrás —precisamente esconden su trasero—, por temor a ser juzgadas por nuestros ojos implacables. En consecuencia, ¿qué tenemos que hacer para terminar con estas situaciones y hacer que las mujeres se sientan más a confiadas con sus cuerpos y con la propia imagen que tienen de sí mismas?

 

No es tan difícil como puedes imaginar, y después de leer este artículo no sólo harás que tu mujer esté más segura en la cama, sino que le otorgarás una inyección de confianza que la convertirá en un animal sexual dispuesto a hacerte su presa —tal vez esté exagerando un poco en esto último—.

 

Te amo, pero…

¿Cuáles son las partes del cuerpo con las que una mujer se siente más insegura? Bueno, esto dependerá de cada mujer. En consecuencia, si haces alguna clase de comentario negativo en referencia a la anatomía de tu mujer, existen posibilidades de que generes cierto conflicto en su interior —lo que indudablemente tendrá repercusiones en su comportamiento sexual—.

 

Si notas que ella no se siente a gusto con su trasero, lo que puedes hacer es decirle que tiene un trasero realmente hermoso. Convéncela para que se recueste boca debajo de modo que puedas hacerle unos mimos en su trasero y hacerla sentir bien al respecto. Si se rehúsa, dile que adoras todas las partes de su cuerpo y que su trasero es, simplemente, riquísimo.

 

Cabe señalar, no obstante, que no debes comparar su trasero con el de ninguna otra mujer, incluso cuando pretendas hacerlo para decirle que el de ella es más lindo. Créeme: ella no escuchará el cumplido. En cambio, entenderá que has estado mirando a otras mujeres y comparándolas con la tuya. Definitivamente no cometas el error de hacer comparaciones.

 

El pecado de la celulitis

A menos que estés saliendo con Cameron Díaz, es posible que tu mujer tenga un poco de celulitis en su hermoso trasero y en la parte posterior de sus muslos. La celulitis es agua atrapada entre la grasa y la piel, lo que en definitiva da a la capa exterior de la piel esa apariencia de cáscara de naranja.

 

Si bien es inofensiva y la mayoría de las mujeres la tienen, nunca verás un trasero lleno de celulitis en un desfile de lencería. Si tu mujer siempre se queja de su celulitis, dile que es casi imperceptible y que te gustaría besar sus muslos. Muéstrale cuánto aprecias su cuerpo entero, desde la cabeza a la punta de los dedos.

 

Esa pancita sensual

Posiblemente, tu mujer tenga una pequeña pancita que la haga sentir una especie de ballenato a punto de dar a luz. Dado que las mujeres tienen una tendencia a exagerar un poco las cosas —y sobre todo esta tendencia se exacerba cuando se trata de su cuerpo—, es posible que su pancita no sea ni la mitad de grande de lo que ella la ve.

 

La mejor forma de ayudarla a superar esta inseguridad es haciéndola sentar con las piernas cruzadas en la cama (o en cualquier parte en la que suelen tener sexo), y hacerle observar su pancita hasta que decida aceptarla. Si se rehúsa, dile que se acueste de espaldas de modo que puedas acariciar y besarla en la zona. Hazla sentir a gusto con su pancita sensual.

 

Tú enciendes mi vida

Todo hombre ha encontrado al menos una mujer que insiste en apagar la luz a la hora de hacer el amor (o tener sexo, según el caso). Para ayudar a superar su imperiosa necesidad por la oscuridad, déjale saber que piensas que ella es hermosa y que quieres mirarla mientras satisfaces su cuerpo.

 

Si ella te permite dejar las luces encendidas, entonces podría meterse bajo las sábanas. En este caso, dile que no te molesta, ya que lo que quieres realmente es mirar su cara mientras estalla de éxtasis en un orgasmo. Recuerda que es esencial hacerla sentir hermosa; no sólo decirlo. Una vez que comiences a hacerlo, las sábanas desaparecerán como por arte de magia.

 

Yo no soy perfecto

La manera más efectiva de hacer que tu mujer se sienta mejor consigo misma es señalar tus propias falencias o defectos. Si le muestras que también posees una pequeña pancita de cerveza, o le haces ver que tu trasero es tan chato como una pared, o que tienes piernas de pollo, posiblemente ella se sienta mejor con sus propias imperfecciones.

Desde luego, no se trata de que te autodestruyas ante sus ojos en aras de hacerla sentir como una diosa, pero el hecho de admitir que tampoco eres perfecto la ayudará a ver de otra manera sus imperfecciones. De esta manera, ella conseguirá liberarse en la cama e incluso podría dejarte penetrarla en la posición del perrito —claro, ahora se siente mucho mejor con su trasero—.

La flaquita

Es conocido el hecho de que las mujeres con sobrepeso son más seguras en la cama. ¿Por qué? Te estarás preguntando… simplemente porque ellas saben que están excedidas y aceptan este hecho, lo que las ayuda a liberarse de las inseguridades que pueden tener.

 

Las mujeres con cuerpos grandiosos, generalmente, son las que se sienten más inseguras, dado que si puedes encontrar uno de sus puntos débiles, entonces se podría destrozar la imagen que el hombre tiene. Algunas mujeres insisten en representar una imagen de perfección, aunque cuando se encuentran desnudas, se hace muy difícil ocultar las imperfecciones.

 

La conclusión de todo esto: si quieres que tu mujer (o cualquier mujer) se libere en la cama, entonces hazla sentirse hermosa y acepta sus imperfecciones; no la condenes por ellas. En otras palabras, cuando ella esté desnuda frente a ti, no le sugieras ir al gimnasio.

 

El mejor sexo se da cuando ambas partes involucradas se sienten cómodas en forma recíproca. Si ella no está pensando en si estarás viendo sus “pocitos” en el trasero, existen buenas probabilidades de que esté enfocada en su tarea de hacer el amor (o de tener sexo), de liberarse, y de entregarse también.

Entonces, caballeros, recuerden que si quieren buen sexo, deberán hacer que sus compañeras no sientan complejos. Ayúdenlas a liberarse, háganlas felices, y manténganlas calientes.

 

Osgasmo femenino ¿cómo lograrlo?

Written by admin

En las relaciones sexuales, aunque hay muchas formas de disfrutar de ello, tanto hombres como mujeres llega un momento que ansían lograr el orgasmo. Es una forma de culminar la relación y de disfrutarla al 100%.

No hay que obsesionarse con llegar al orgasmo porque no es el todo, pero lógicamente cuando estás disfrutando del sexo, el grado de excitación cada vez es mayor y llega un momento que necesitas dejar explotar toda esa energía que tienes acumulada. La manera de hacerlo es a través del orgasmo, son unos segundos de éxtasis que te llevan a otro mundo.

Pues bien como sabemos no todas las mujeres son iguales, algunas tienen más facilidad y otras menos, al igual que funcionan de un modo totalmente diferente al hombre.

Si un hombre quiere hacer lograr el orgasmo a una mujer debe tener en cuenta algunas cosas para que ella pueda disfrutar plenamente y no centrarse solo en su placer. Como sabemos y no debemos olvidar las relaciones sexuales es cosa de dos y no hay que ser egoístas.

Habitualmente las mujeres necesitan unos preliminares para entrar en materia, no siempre pero en muchos casos es necesario. Un hombre normalmente no lo necesita pero a una mujer hay quedespertarle los estímulos, jugar con ella, despertar sus sentidos y disfrutar de cada movimiento, caricia o beso. No hay que tener prisa, no hay que ir directos al grano porque en muchos casos lo único que se conseguirá es que la mujer no logre el grado de excitación necesario.

Una cosa es que te pueda gustar lo que estás haciendo y lo disfrutes, pero si estimulas su cuerpo como es debido, notarás que eso se intensifica y que además de disfrutarlo, desprende deseo, excitación y pasión.

Entrando ya de lleno en la relación sexual, la mujer necesita estimular su clítoris, por lo general, para lograr esas sensación de poder alcanzar el orgasmo. Como bien sabemos la gran mayoría de terminaciones nerviosas se encuentran en él y no dentro de la vagina con lo que al estimularlo despierta en la mujer todos sus instintos y sensaciones para disfrutar plenamente del momento.

198869_654731331220486_983809264_n

Hay muchas manera de estimular el clítoris y variedad de prácticas sexuales, todo depende de lo que apetezca más en cada momento y de la predilección que tengas las mujeres por un método u otro.

Podemos usar las manos, ya sea jugando los dos a masturbarse mútuamente, una situación muy excitante,  bien a acariciarlo con la mano durante el coíto. Para esta última dependerá mucho de la postura que se elija, ya que no con todas queda accesible.

Una buena postura para estimular el clítoris con la mano, ya sea el propio hombre o la misma mujer( que en muchas ocasiones le resulta más fácil porque conoce mejor su cuerpo y lo tiene más accesible), puede ser la del perrito, la mujer tumbada boca a bajo o bien sentada encima del hombre espaldas a él. Cualquier postura en la que el clítoris quede libre.

Otra buena manera de estimularlo es con el roce del clítoris contra el cuerpo del hombre durante el coíto. Hay posturas en las que por la posición que se toma es ideal para sentir ese roce y estimularlo para lograr el orgasmo.

 

En este caso es bueno que el hombre apriete su pelvis contra la mujer para que pueda sentirlo mejor. Una buena postura para ello es la del misionero, el hombre hace presión hacia abajo para que la mujer lo note más y ella debe ser la que busque el roce y el movimiento para lograrlo. En este caso y hablando mal, no se trata que ella se tumbe y se abra de piernas, sino que debe colaborar en la práctica y mover sus caderas.

La postura ideal sería la mujer encima, ya sea sentada o estirada, de este modo ella es quien controla el movimiento, el ritmo y la velocidad, por tanto puede buscar el punto de roce que más le estimule para lograr su orgasmo. Siempre sin olvidarse del placer de él.

 Otra buena postura puede ser el chico sentado, en una silla o el sofá, por ejemplo, y la chica sentada encima. También es una buena postura para lograr el roce y la estimulación necesaria del clítoris.

Con el sexo oral se estimula directamente el clítoris con la lengua y eso hace que todo el placer se centre en él.  Hay que tener en cuenta que es importante el no ejercer demasiada presión ni hacer movimientos excesivamente rápidos, ya que al ser tan sensible es posible que en vez de lograr que sienta placer, sien molestías o incluso dolor.Por último la práctica por excelencia que a muchas mujeres les encanta y con la que tienen facilidad para lograr el orgasmo es el sexo oral.

Es importante la comunicación entre ambos y saber como le gusta a la mujer que se lo hagan. Cada una es diferente y tal vez hay muejres que quieren que sea rápido y fuerte y otras que sea más suave y lento. Se trata de probar, ver como reacciona el ir intensificando poco a poco.


Podemos usarlos tanto en solitario como en pareja
. Igual que con la mano, se pueden usar para la masturbación mútua o bien para estimular el clítoris durante el coíto en según que posturas. Incluso dependiendo del juguete que sea, ya que hoy en día hay mucha variedad y algunos incluso que te dejan tener las manos libres, una buena alternativa también es usar un juguete que estimule el clítoris tipo arnés, y al mismo tiempo poder hacer una felación al chico. Ella se irá excitando cada vez más por la estimulación que recibe del juguete y el además de disfrutar de la felación, sentirá como cada vez más aumenta el grado de excitación de ella.Por último también nos quedan siempre los juguetes sexuales. Estos pueden darnos mucho juego y hacer que ambos disfruten.

Como ves hay muchas formas de hacer que una mujer disfrute de su orgasmo plenamente, solo se trata de conocer un poco su cuerpo, sus preferencias y saber donde estimular en cada momento.

Hay que dejar volar la imaginación y probar nuevas posturas, situaciones, juguetes o todo lo que se nos ocurra y nos apetezca hacer.

¿Tu que opinas? Si eres chica, como te gusta estimularte y llegar al orgasmo? si eres chico, que haces para que una mujer logre el orgasmo?

 


Compártelo para que todos podamos tener nuevas ideas y ponerlo a la práctica ;-)

¿Qué importancia le das al sexo?

Written by admin

Está claro que el sexo es un tema que a todo el mundo le llama la atención y al que más o menos le gusta practicarlo.chicas-facebook-desnudas-amateur

Siempre se ha dicho que los hombres le dan más importancia que las mujeres o que están más “obsesionados con el sexo”, pero creo que eso va con cada persona y con el tipo de vida y relación o relaciones que pueda llevar.

Es natural que en el dia a dia hay muchas otras cosas que nos preocupan o que ocupan nuestro tiempo, pero creo que siempre hay que encontrar momento para tener relaciones sexuales, porque a parte de ser algo sano y natural, es algo que nuestro cuerpo también nos pide, nos hace disfrutar y aliviar tensiones (algo muy positivo para los estresados).

¿Que importancia debemos darle al sexo?

Los extremos no son buenos y por tanto no hay ni que centrar nuestra vida alrededor del sexo ni obviarlo por completo, un punto intermedio es lo ideal.

También dependerá mucho,como ya he dicho, de cada persona y sus necesidades. A veces por culpa defalta de tiempo lo practicamos menos de lo que nos gustaría, pero nuestro cuerpo ya nos lo pide y igual que sacamos tiempo para otras cosas también hay que saber encontrar tiempo para disfrutar del sexo.
Si se tiene pareja mucha gente cree que es más fácil tener sexo, pero depende, porque la pareja a veces no es consciente pero se habitua a una rutina, y si por algún motivo le dedican poco tiempo, se acaban acostumbrando a ello.

Por otro lado l@s solter@s, puede que lo tengan más complicado porque en el dia a dia no tienen una persona que está ahí al llegar a casa, pero también tienes muchos amig@s con los que saben que puede ocurrir cuando les apetece.

En el caso de una relación estable, creo que el sexo es una de las bases para que ésta funcione, ya que puede haber muchas cosas pero si el sexo no es bueno, no hay una conexión o simplemente no lo hay, es señal de que algo no va bien.

No debemos conformarnos con el típico“polvo” de alivio, hay que esforzarse por hacer disfrutar a la otra persona, disfrutar uno mismo e innovar. El introducir aspectos nuevos en la relación sexual es importante para mantenerla viva. Probar una postura nueva, un lugar, usar lenceriajuguetes, etc. hay mil cosas diferentes para que no sea siempre igual.

En cuanto a la frecuencia cada uno verá lo que quiere y necesita, pero eso de sabado sabadete… no sirve, porque en lo general cuando uno tiene deseo sexual lo tiene más de un dia a la semana. En este caso lo digo más en concreto por las parejas, ya que si convives con una persona que te atrae y despierta algo en ti, es fácil que con cuatro caricias un@ se ponga a tono.

En definitiva, no debemos obsesionarnos con el sexo, pero tampoco debemos olvidarnos de él y de todo el placer y disfrute que nos puede aportar. Hay que mantenerlo vivo y saborearlo ya que es algo más de nuestra naturaleza y que nuestro cuerpo requiere.

 

A parte del placer está demostrado que el sexo es muy beneficioso en muchos aspectos, ya que mantiene nuestro cuerpo en forma, nos hace estar de mejor humor, alivia tensiones, y es bueno para nuestro organismo.

¿Que opinas? ¿Crees que le damos demasiada importancia al sexo? ¿Como de importante es para ti?

Cibersexo: Comprobar es de sabios

Written by admin

198869_654731331220486_983809264_n
Juguetona: Cari, ven a mi casa que estoy sola y cachonda
RockStar: Cielo, no uses ese lenguaje.
Juguetona: Comorrrrrrrr???? Estoy sola e intentas ser educado?
RockStar: Cuantos tatuajes tengo?
Juguetona: 3
RockStar: Ah, vale, solo estaba comprobando que no te había quitado el teléfono tu padre para ponerme a prueba.